miércoles, 31 de marzo de 2010

Yo La Tengo - 16 abril 2010 Sala Capitol, SdC


Después de casi treinta años dando el callo en la escena indie rock Yo La Tengo se acercó hasta la Sala Capitol, en Santiago de Compostela, a presentarnos su último trabajo ‘Popular Songs’. (Concierto dentro de la programación Xacobeo Importa)

Tras conseguir una entada in extremis (estaban agotadas desde hacía meses), un inicio puntual, pero dudoso, quizás por que ya no son tan chavales... El trío neoyorkino desgranó su reciente album y refrescaron auténticos clásicos que por mi juventud me cuesta ubicar.

Sonó More stars than are in heaven calentando a toda la sala, un Tom Courtenay acústico, Winter a Go-Go, se pasaron tres pueblos encadenando Out the window, Nothing to hide y Little Honda y para rematar la primera parte desmelenando a los asistentes I heard you looking. Después, ‘momento cumple’ (dedicaron una canción a uno de los técnicos, con tarta incluida) y volvieron las distorsiones, la espalda de Ira (tocó casi todo el concierto de espaldas) y los bailes de James moviendo únicamente las muñecas.


Vídeo - 'Periodically Double or Triple'. Yo La Tengo


Eché de menos algo de ‘Fakebook’, claro, me gusta el folk, pero entiendo que estaban promocionando disco y no se remontarían a 1990 para tocar versiones. A medida que avanzaba y disfrutaba del concierto me entraban más ganas de ir a ver a Sonic Youth (el próximo mes en Porto) y comprendía como el noise o rock con toques de electrónica entra tan bien por las noches.

Una curiosidad, que no sabía y que muchos os preguntareis, y cito textualmente a la Señorita Wikipedia, ”el nombre proviene de una anécdota del béibol. Durante la temporada del año 1962, el jugador de los New York Mets, Richie Ashburn chocaba constantemente con su compañero venezolano Elio Chacón. Cada vez que Ashburn corría para atrapar la pelota, lo hacía gritando «I got it! I got it!» sólo para terminar chocando con los 73 kilos de Chacón que no entendía inglés. Ashburn, aburrido, aprendió a decir «¡Yo la tengo! ¡Yo la tengo!». En un juego, tras gritar «¡Yo la tengo!» vio feliz cómo su compañero Chacón se detenía. Corrió tranquilamente a detener la bola cuando chocó con los 91 kilos de su compañero Frank Thomas, quien no hablaba español. Tras esto, Thomas le preguntó a Ashburn qué significaba «Yellow Tango». La banda buscaba un nombre que no fuera en inglés para intentar evitar cualquier connotación en su idioma. A pesar de que Kaplan es un fan del baseball (particularmente de los New York Mets), le fastidia que le pregunten por el origen del nombre. En una ocasión la banda tocó, en una presentación en una radio, una versión del himno del equipo, «Meet for Met».

A cuidarse.


+Foto, www.desconcierto.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario